by STOP RONQUIDOS

¿Sabes que existe una relación entre la apnea obstructora del sueño y el consumo de alcohol? Pues sí, así es.  Incluso los bebedores ocasionales pueden experimentar apnea. En ocasiones, cuando no podemos conciliar el sueño, tenemos tendencia a tomar una copa, pero, ¿cómo afecta el alcohol al sueño y a los ronquidos? El alcohol efectivamente ayuda a conciliar antes el sueño, pero se ha demostrado que la bebida provoca un sueño de baja calidad, interrupciones nocturnas del sueño (sueño fragmentado) y un menor tiempo de sueño en fase REM.

Parece probable que las propiedades del alcohol como depresor reducen la actividad cerebral que se activa en la fase REM. El alcohol inhibe la entrada del neurotransmisor glutamato a los receptores NMDA (uno de los receptores cerebrales del glutamato) siendo el glutamato el principal neurotransmisor estimulante, lo que da una explicación parcial del efecto del alcohol en la actividad general del cerebro. Además, la alteración de la respiración durante el sueño se ve empeorada por el alcohol.

El alcohol impide la respiración durante el sueño, puesto que se relajan los músculos de la garganta, y afecta al centro cerebral de la respiración enmascarando el efecto de un bajo nivel de oxígeno en sangre. Incluso personas que habitualmente no roncan pueden hacerlo si han estado bebiendo. también los roncadores que no sufren apnea pueden mostrar síntomas a causa de la ingesta de alcohol.

Los efectos de la resaca, el esfuerzo del cuerpo para metabolizar el alcohol, pueden ser causados, en parte, por la alteración de la respiración durante el sueño.

zz
About zz

Este sitio web utiliza cookies propias y de terceros para poder ofrecerle una mejor experiencia de navegación y servicio.
Al navegar por la web significa que acepta el uso que hacemos de las cookies. Política de cookies y Modificar configuración de las cookies.

ACEPTAR
Aviso de cookies
Consumo de alcohol y ronquidos